VIBRAR DESDE EL AMOR Y ATRAERLO

Todo lo que ha llegado a nuestra vida lo hemos atraído, personas, cosas, trabajos, posibilidades, premios, problemas, abundancia, escases,  etc.  Por lo tanto atraer el amor depende de nuestro estado físico, mental, emocional y energético.
Además de la importancia que tiene el físico y la personalidad, atraer pareja depende de un aspecto muy importante que es el energético…  y no es un tema raro ni de brujas, es un tema real del que se habla mucho hoy en día.
La energía es la onda que emitimos, que si bien no podemos ver, si podemos sentir, un ejercicio práctico puede ser pasar la palma de la mano alrededor de nuestro cuerpo, si cerramos los ojos y sentimos la palma de la mano podremos percibir sensaciones como cambios de temperatura, magnetismo, repelencia, atracción y otras indescriptibles, igual si lo hacemos con otra persona.

 

 

HeartVIBRAR DESDE EL AMOR Y ATRAERLO

 

Todo lo que ha llegado a nuestra vida lo hemos atraído, personas, cosas, trabajos, posibilidades, premios, problemas, abundancia, escases,  etc.  Por lo tanto atraer el amor depende de nuestro estado físico, mental, emocional y energético.
Además de la importancia que tiene el físico y la personalidad, atraer pareja depende de un aspecto muy importante que es el energético…  y no es un tema raro ni de brujas, es un tema real del que se habla mucho hoy en día.
La energía es la onda que emitimos, que si bien no podemos ver, si podemos sentir, un ejercicio práctico puede ser pasar la palma de la mano alrededor de nuestro cuerpo, si cerramos los ojos y sentimos la palma de la mano podremos percibir sensaciones como cambios de temperatura, magnetismo, repelencia, atracción y otras indescriptibles, igual si lo hacemos con otra persona.


Así, constantemente estamos emitiendo información que otros la están percibiendo como agradable, en algunos casos desagradable, repelente, atractiva; esta emisión depende de nuestros pensamientos, sentimientos, emociones, autoestima, seguridad, estado de salud, entre otros y se refleja por medio de nuestro aspecto, comportamiento, palabras, actitudes. Un ejemplo de esto es que cuando estamos de muy buen ánimo todo suele salir bien, recibimos esas llamadas, buenas noticias, llegamos a algún lugar y nos atienden súper bien,  fluyen las cosas; lo contrario cuando no nos sentimos bien, estamos estresados, tensos, preocupados, podemos ver como las cosas se trancan, se dificultan, no salen.